miércoles, 23 de septiembre de 2015

DIA 23 DE SEPTIEMBRE - Juicio y protección

Juicio y protección

Es el que guarda las veredas del juicio, Y preserva el camino de sus santos. Proverbios 2:8

El evangelismo personal nos ayuda a demostrar al mundo un camino de juicio santo en el cual Dios es el juez.

La vida del cristiano está justificada en Dios pues el declara el mensaje del Supremo de la salvación del pecado y de la  
perdición.

Entonces Dios guarda las veredas del justo, porque el justo no hace su voluntad sino la de Dios en la ministración.

También preserva su camino. Jesús dijo que si le confesamos delante de los hombres el nos confesará delante del Padre y de  
sus ángeles. Es por eso que dejaremos de estar solos en la predicación personal.

La palabra de Dios no vuelve vacía, sino que hará su obra de restauración en las personas dándonos revelación necesaria para  
hacerle ver al ser humano que Dios quiere bendecirle.

Más en el ejercicio del hablar de Jesús y su reino a la gente, el evangelista se enfrenta a las fuerzas de oscuridad con toda  
su fuerza.

Este mismo no dejará que las almas abandonen su camino de incredulidad y abracen el evangelio. Para ello es necesario una 
preparación espiritual, de oración y ayuno para que la guía del Espíritu Santo nos revele la estrategia y nos de la palabra 
justa para las vidas.

Oración:

Señor Jesús, tu eres el maestro de la evangelización. Ayúdanos a ser guiados por tu Espíritu Santo y recibir tu palabra de 
sabiduría para declarar tu salvación a la humanidad.

Acción:

Esté atento al fluir celestial que lo guiará a la persona que él quiere que le evangelice espiritualmente.

Testimonio:

Deje algún comentario sobre su evangelización para ser de aliento a los demás.

.

.

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.